Paraquat para el cultivo de verduras y hortalizas

Verduras y hortalizasEl paraquat tiene una función importante en el cultivo de verduras y hortalizas porque sus exclusivas características se adaptan particularmente a los desafíos presentados al controlar las malas hierbas en estos diversos cultivos. El cultivo de verduras y hortalizas también ayuda a producir otros cultivos de manera sustentable. Las legumbres tienen bacterias asociadas con sus raíces que convierten el nitrógeno del aire en formas que pueden usar las plantas como nutrientes y éstas permanecen en el suelo para fertilizar a los cultivos siguientes. Un cultivo vegetal de corte, como las arvejas o guisantes o las papas o patatas, evita la acumulación de plagas y enfermedades en las rotaciones de cereales y proporciona una oportunidad para controlar las malas hierbas mediante técnicas alternativas.

El uso de paraquat para el control de malas hierbas ayuda a enfrentar muchos de los desafíos de la producción de verduras y hortalizas, entre ellos la erosión del suelo, la lixiviación de agroquímicos y las cosechas tempranas para obtener los mejores precios. El paraquat se usa para preparar la tierra para sembrar o trasplantar y su uso es seguro para el control de malas hierbas inter-surcos en los cultivos en crecimiento mediante la cuidadosa aplicación con pulverizadores de mochila o desde pulverizadores montados en tractores con boquillas protegidas. A diferencia de los herbicidas sistémicos cuyo uso es demasiado peligroso, aún si pequeñas cantidades de paraquat aterrizan en las plantas de cultivo no pueden moverse dentro de la planta para causar daño.

Ficha técnica de las verduras y hortalizas

  • 70 millones de hectáreas se cultivan en todo el mundo
  • 70% se cultiva en Asia
  • 5 porciones por día se recomiendan para la salud
  • 1893: es el año en que la Corte Suprema de los EE.UU. dictaminó que los tomates son verduras a los fines legales

La erosión del suelo causada por el viento y el agua puede ser un problema común en los suelos generalmente más livianos que se usan para la producción de verduras y hortalizas. El paraquat es un herbicida de contacto que solo quema los brotes de malas hierbas. Las raíces quedan intactas y proporcionan un efecto de anclaje en el suelo. El paraquat no tiene actividad residual, se inactiva inmediatamente al contacto con el suelo. La pulverización con paraquat evita que las malas hierbas compitan con el cultivo y les permite re-establecerse luego de unas pocas semanas, anclando el suelo y también proporcionando hábitats para los insectos benéficos y los depredadores de las potenciales plagas del cultivo.

Los suelos livianos también son más susceptibles a lixiviar nitrógeno y agroquímicos. Sin embargo, el paraquat, se une inmediatamente a las partículas de suelo al entrar en contacto.  Esta unión es extremadamente fuerte por lo tanto no permite la lixiviación, independientemente de la lluvia o el riego.

Las verduras y hortalizas que llegan temprano a los mercados por lo general consiguen precios más altos. Los productores con frecuencia apuntan a las cosechas tempranas lo cual implica plantar temprano en condiciones climáticas desfavorables. A diferencia del glifosato, el paraquat ofrece un control de malas hierbas confiable cuando se lo pulveriza a bajas temperaturas porque no depende de que las malas hierbas estén en crecimiento activo para exterminarlas. Además, el paraquat necesita solo 15-30 minutos antes de que llueva para brindar niveles máximos de Las verduras y hortalizas son los cultivos más variadoscontrol de malas hierbas, en comparación con el glifosato que necesita varias horas.

Como muchos cultivos se pueden cultivar en una estación con cronogramas de producción continua, un tiempo de producción rápido entre los cultivos resulta crítico.  El paraquat proporciona un control completo de las malas hierbas en un día o dos incluso con clima frío y en horas en climas cálidos y soleados.  Este es un beneficio muy importante en contraste con la semana y hasta tres semanas que necesita el glifosato para mostrar sus efectos totales.

A veces los niveles de residuos de agroquímicos en las verduras y hortalizas son controvertidos. Sin embargo, el paraquat se pulveriza para controlar las malas hierbas antes de plantar los cultivos de verduras y hortalizas o más tarde entre los surcos, no sobre todo el cultivo.  Cualquier partícula de paraquat que toque accidentalmente las hojas se adhiere firmemente como ocurre con el suelo y se le hace muy difícil entrar y aún más difícil llegar a los frutos o tubérculos.  Además, la radiación UV del sol degrada el paraquat en las superficies de las hojas y la absorción del suelo evita la entrada a través de las raíces.