2015 Año Internacional de los Suelos

Labranza cero: una muy buena forma para cuidar nuestro sueloEl suelo es clave para la vida en la tierra. Contiene partículas minerales, materia orgánica, agua, aire, flora y fauna. La formación del suelo es un proceso extremadamente lento, por lo tanto el suelo es un recurso esencialmente no-renovable y se lo debe valorar, respetar y tratar con gran cuidado. Las técnicas agronómicas como la labranza cero y los cultivos de cobertura

Definición

Los cultivos de cobertura son plantas que se plantan principalmente para no ser cosechadas para la alimentación sino que sirven para el control de la erosión del suelo, el control de las malas hierbas y el mejoramiento de la calidad del suelo. Por lo general se ara o labra la tierra que está abajo antes de plantar el próximo cultivo alimenticio, en cuyos casos el "cultivo de cobertura" se utiliza como una enmienda del suelo y es sinónimo de "cultivo para abono verde."

Referencias y recursos en línea acreditados

http://attra.ncat.org/attra-pub/covercrop.html ATTRA es el Centro Nacional de los EE.UU. para el Centro de Información sobre la Agricultura Sustentable de Tecnología Apropiada.
, que comprenden el uso de herbicidas no selectivos como el paraquat para el control de las malas hierbas, pueden preservar y mejorar la calidad de nuestros suelos.
La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) realizó un foro en Roma para fijar el Día Mundial de los Suelos el 5 de diciembre de 2014 y para lanzar el Año Internacional de los Suelos. Los oradores en el evento enfatizaron la importancia crítica, la complejidad y la fragilidad de esta delgada capa que cubre la tierra.1

Degradación del suelo y agricultura

Lleva 1000 años formar aproximadamente tres centímetros de la capa superficial del suelo y el planeta está perdiendo una superficie equivalente a 30 campos de fútbol por minuto. Aproximadamente un tercio de todo el suelo del mundo se considera que está degradado en la actualidad. Figura 1. Contribución de las actividades  agrícolas e industriales a la degradación del suelo (Gruver, 2013).La degradación del suelo es el resultado de un número de factores, en particular la erosión del agua y del viento. La agricultura y la deforestación asociada a ésta son lejos las principales causas de degradación (Fig. 1). La producción intensiva de ganado con exceso de pastoreo, la desforestación con el objeto de conseguir más tierra y el cultivo convencional utilizando métodos de labranza profunda causan cantidades similares de degradación del suelo. En general, la pérdida de cobertura vegetal del suelo, que lo deja expuesto al viento y la lluvia erosionando así la capa superficial del suelo es la principal culpable.2

Asociación Mundial por el Suelo de la FAO

Al ritmo actual de degradación del suelo y crecimiento de la población, la superficie de tierra cultivable por persona en 2050 será de sólo un cuarto de lo que era en 1960. Una pesada responsabilidad yace en el suelo. Esperamos que esta delgada capa proporcione o facilite muchas cosas esenciales:
  • Seguridad alimenticia: mayor producción de alimentos, forraje y fibras
  • Almacenamiento y provisión de agua
  • Adaptación y mitigación del cambio climático (el suelo contiene dos veces más carbono que la atmósfera y tres veces más que la vegetación)
  • Sustentabilidad de la biodiversidad
  • Producción de bioenergía
  • Base para la expansión urbana y suministro de materiales de construcción

Desafíos de la seguridad alimenticia para el suelo

  • 805 millones de personas están hambrientas y mal alimentadas en 2015
  • se necesitará un 60% más de alimentos para el año 2050
  • el 33% de los recursos del suelo se están degradando
Estas cuestiones imperativas, en especial frente a la degradación del suelo, han llevado a la FAO a establecer la Asociación Mundial para el Suelo. Los socios provienen de instituciones internacionales, regionales y nacionales o de organizaciones que trabajan en el suelo, entre éstas organizaciones gubernamentales, universidades, sociedades científicas, ONGs, empresas privadas y asociaciones de agricultores. No solo aportarán experiencia científica y técnica, sino que también asesorarán sobre cuestiones prácticas y ayudarán a conseguir auspicios y fondos. Las Asociaciones Regionales para el Suelo se están estableciendo para desarrollar programas y trabajar con la FAO y las organizaciones nacionales, basándose en redes y proyectos existentes. La Asociación Mundial para el Suelo abordará las necesidades del suelo a través de varios pilares de acción importantes. Entre éstos se incluye:
  • Manejo del suelo: promover la protección, conservación y productividad sustentable de los recursos del suelo
  • Política: fomentar el desarrollo coordinado y la implementación de políticas relacionadas con el suelo, entre éstas educación, servicios de extensión e inversión
  • Investigación y desarrollo: promover la edafología (ciencia del suelo) concentrándose en las lagunas de conocimiento identificadas y en las oportunidades de sinergias
  • Datos e información: apoyar la generación, el análisis y la información de datos y el posterior monitoreo y uso multidisciplinario
Además de las actividades que comprenden directamente a la agricultura, las acciones de la Asociación Mundial para el Suelo estarán dirigidas o comprenderán cuestiones con impacto en la sociedad además de la seguridad alimentaria, entre éstas el manejo de inundaciones y sequías y el uso de la tierra.

Rol del paraquat y de la agricultura de conservación

Figura 2. Comparación de los índices de erosión del suelo en los sistemas de cultivo de los EE.UU. (Montgomery, 2007).La clave para mantener un suelo sano y evitar la erosión es mantener una cubierta vegetal sustancial durante todo el año y restaurar o incrementar los niveles de materia orgánica en el suelo. Los métodos convencionales de labranza del suelo, en especial el uso de arado, entierran las malas hierbas y el rastrojo dejando el suelo desnudo. En los sistemas de labranza de conservación la perturbación del suelo es mínima o totalmente evitable como en la labranza cero. Los estudios sobre los índices de erosión han demostrado el muy significativo impacto en la pérdida de suelo al mantener una cubierta vegetal (Fig. 2).3 El paraquat permitió el desarrollo de la labranza cero porque es un herbicida no selectivo de amplio espectro y rápida acción que se desactiva inmediatamente al contacto con el suelo. Esto significa que se lo puede utilizar para quemar todas las malas hierbas o un cultivo de cobertura justo antes de plantar el próximo cultivo. Las malas hierbas desecadas permanecen con sus raíces en el suelo, proporcionando protección contra los efectos erosivos del viento y la lluvia mientras el cultivo se establece.
El uso de paraquat para controlar las malas hierbas se integra mejor con técnicas de cultivo como el uso de cultivos de cobertura, la rotación de cultivos y las fechas de siembra variables. El paraquat tiene otras ventajas como herbicida, una de ellas es su sorprendente resistencia a la lluvia y, gracias a su distintivo modo de acción, proporciona un medio vital para combatir la resistencia de las malas hierbas a otros herbicidas, en especial el glifosato.

Sinfonía del suelo

Se ha producido una película que proporciona el contexto esencial para el Año Internacional del Suelo. En esta película se explora la importancia, la complejidad y el misterio del suelo. Puede ver un avance de la película aquí

Referencias

Arsenault, C (2014). Only 60 years of farming left if soil degradation continues. Scientific American, 5 December 2014. Gruver, J B (2013). Prediction, prevention and remediation of soil degradation by water erosion. Nature Education Knowledge, 4, (12), 2 Montgomery, D R (2007). Soil erosion and agricultural sustainability. Proceedings of the National Academy of Sciences USA, 104, (3), 13268-13272

Notas

La marca del herbicida líder a base de paraquat es Gramoxone.