Soil erosion

El té es un cultivo muy próspero en Vietnam y los agricultores confían en el paraquat como sistema de control de malas hierbas que reduce al mismo tiempo la erosión del suelo.  Gran parte del cultivo de té se realiza en tierras con pendiente que tiene predisposición a perder cantidades de suelo muy significativas cada año.
Los resultados de las investigaciones llevadas a cabo por el Instituto de Ciencia Forestal y Agricultura de Montaña del Norte (Northern Mountainous Agriculture and Forestry Science Institute) muestran que el uso de paraquat para el control de malas hierbas en lugar del desmalezado manual puede salvar grandes cantidades de suelo. El paraquat es más efectivo que el glifosato porque deja las raíces intactas para anclar el suelo.
El té en Vietnam
Menores costos y efectos favorables para el medio ambiente cuando se usa paraquat: estas fueron las conclusiones clave alcanzadas en una comparación realizada durante 4 años de los métodos de control de malas hierbas en bananos, recientemente completada por la Universidad de las Filipinas.
El ensayo se realizó en una plantación comercial en Mindanao, la isla grande ubicada en el sur del país. Las bananas hacen una significativa contribución a la economía de las Filipinas y son una importante fruta de exportación. Se están estableciendo nuevas plantaciones en tierras con más pendiente donde la erosión del suelo presenta una amenaza real para la producción sustentable. Las autoridades filipinas estiman que cada año se pierden 623 millones de toneladas de suelo en 28 millones de hectáreas de tierra.
Los agricultores en las montañas de Vietnam pueden plantar cultivos de maíz más de dos semanas antes mediante el uso de paraquat en un sistema de labranza de conservación. Las operaciones a tiempo son esenciales para el desarrollo de todos los cultivos y la velocidad sin precedentes del paraquat con frecuencia es una enorme ayuda para los agricultores en climas adversos o que buscan cosechas más tempranas para obtener los mejores precios.
Los resultados de la investigación llevada a cabo por el Instituto de Ciencia Forestal y Agricultura de la Zona Norte Montañosa (NOMAFSI) muestran que el uso de paraquat para el control de las malas hierbas incrementó los rindes de maíz en más del 50%1. La plantación temprana resultó crucial para los buenos rindes – la preparación de la tierra con herbicida a base de glifosato de acción lenta dio como resultado rindes mucho más bajos.
En las Filipinas se han anunciado resultados más exitosos como resultado de un proyecto que utiliza el paraquat para controlar las malas hierbas y evitar la erosión del suelo. Desde el año 2005, investigadores de varias universidades y otras organizaciones han estado colaborando para estudiar formas de reducir la grave amenaza que presenta la erosión del suelo para la producción de alimentos y el medio ambiente.
El Profesor Gil Magsino de la Universidad de las Filipinas recientemente presentó los resultados y conclusiones del 4º Informe Anual del Proyecto Sagip-Lupa en la Universidad de Benguet.
El Prof. Magsino notó que una pérdida anual de 2 – 4 cm de la capa superficial del suelo en los campos de las Filipinas ya era común pero con la imperiosa necesidad de lograr niveles suficientes de producción de alimentos esto no puede seguir ocurriendo.
Beneficios de la agronomía basada en el paraquat Menor pérdida de suelo
Mayores rindes
Menores gastos en insumos
Ahorro de tiempo
Las plantas y la materia orgánica del suelo son claves para reducir la erosión del suelo.
El Paraquat y la agricultura sustentable, por Richard H. Bromilow
En este trabajo “El Paraquat y la agricultura sustentable”, el autor Richard H. Bromilow estudia el papel que desempeña el paraquat al apoyar la agricultura sustentable en todo el mundo.
Resumen: La agricultura sustentable es esencial para la supervivencia del hombre, en especial dado el aumento cada vez más rápido de la población. La expansión de la agricultura en las áreas restantes de vegetación natural no es deseable, ya que esto reduciría la biodiversidad en el planeta. Por lo tanto, es necesario mantener o de hecho mejorar los rindes de los cultivos en las tierras agrícolas existentes, ya sea en la escala de un pequeño productor o en explotaciones agrícolas más grandes.
El paraquat se usa para controlar una amplia variedad de malas hierbas en todo el mundo, pero para controlar las malas hierbas en forma efectiva y sustentable es importante comprenderlas.
¿Por qué una planta se convierte en una mala hierba? ¿Cómo se pueden describir los distintos tipos de malas hierbas? ¿Cuáles son las características de las malas hierbas y de su crecimiento a las que pueden apuntar los herbicidas para un control exitoso? ¿Por qué el paraquat es una herramienta tan útil para los agricultores?
¿Qué son las malas hierbas?
Por lo general, se describe a las malas hierbas como plantas no deseadas.  Las malas hierbas crecen en tierras de cultivo que esperan la plantación y luego emerge un nuevo brote de plántulas de malas hierbas con el cultivo.  En los cultivos perennes como las frutas, las vides, el caucho y la palma aceitera, las malas hierbas crecen continuamente y los nuevos brotes crecen impulsados por el clima y el cambio de estación.
Las malas hierbas son indeseables por muchas razones: Compiten con las plantas del cultivo para obtener luz, agua y nutrientes del suelo, reduciendo así los rindes y la calidad.
El manejo integrado de malas hierbas y la labranza cero son herramientas agronómicas avanzadas con objetivos comunes para mejorar la eficiencia y la rentabilidad, reduciendo el impacto ambiental de la producción de cultivos. Si bien avanzadas en concepto, estas herramientas son directas y su uso puede adaptarse a todos los sistemas de cultivo, desde los altamente mecanizados a la agricultura de subsistencia, en todo el mundo.
La labranza es un medio comprobado de control de malas hierbas, por lo tanto ¿los otros métodos son lo suficientemente buenos como para usar en una técnica integrada de manejo de malas hierbas en sistemas de labranza cero? Este artículo examina cómo los agricultores pueden cosechar las bondades de ambas técnicas al mismo tiempo.
Los agricultores en todo el mundo saben cuán difícil es controlar las malas hierbas. Tienden a volver con venganza, en especial cuando los diversos elementos que causan los problemas de malas hierbas no han sido apreciados y tratados.  Tener como objetivo manejar las malas hierbas en lugar de controlarlas no sólo es más realista, sino que si el Manejo Integrado de Malas Hierbas (MIM) se aplica en forma correcta, puede reducir costos, proteger el suelo y ayudar al control de plagas y enfermedades.
El paraquat y los métodos de labranza cero están minimizando la erosión del suelo e incrementando la productividad para los productores de maíz en Vietnam del Norte. El maíz es un cultivo importante para los vietnamitas - en especial para aquellos que viven en la región montañosa del noroeste. Se cultivan 180.000 hectáreas (ha) de maíz en los campos ubicados en las laderas de las colinas durante la estación lluviosa.
Las prácticas agrícolas tradicional pero que demandan mucho tiempo como la “tala y quema” limitan los cultivos a uno por año y con frecuencia dan como resultado bajos rindes y alta erosión del suelo.
El paraquat aplicado pre-plantación y entre surcos redujo la erosión del suelo en un 34% y acortó el tiempo de cultivo en más 20 días por estación*. Esto representa un ahorro de VND **750.000 por ha en costos de mano de obra en comparación con los métodos de desmalezado manual.
Crea oportunidades
El uso de paraquat para el control de las malas hierbas hace que se reduzcan mucho los requerimientos de mano de obra y se aumente la productividad y la rentabilidad. Por un lado, esto significa que la gente que de otro modo se vería obligada a conseguir trabajo desmalezando campos está libre para encontrar otras oportunidades para hacer un mejor uso de su tiempo y, por otro lado, los agricultores que tienen dificultad en conseguir mano de obra para desmalezado manual pueden tener mejores cultivos.
Estudios de casos
Tres cuartos de las pérdidas de cultivos en países en desarrollo se deben a las malas hierbas. Los expertos de la FAO destacan que las pérdidas económicas totales serán mucho mayores en los países más pobres debido al tiempo que se gasta en el desmalezado manual. "Al tener solo mano de obra disponible, los pequeños productores de África necesitan desmalezar todos los días y esto significa que una familia físicamente no puede manejar más de 1 a 1.5 hectáreas."
Lea más …
Estimula la economía
Reduce la erosión del suelo
Al exterminar las malas hierbas pero dejar las raíces en su lugar, el paraquat estabiliza el suelo.
Estudios de casos
En el proyecto Sagip-Lupa de 5 años llevado a cabo en las Filipinas, los investigadores han colaborado en el estudio de las técnicas para reducir la grave amenaza para la producción de alimentos y para el medio ambiente que presenta la erosión del suelo.
En los tres sitios experimentales, cada año se pierde un promedio de más de 100 toneladas/ha de la capa superior del suelo al realizar prácticas agrícolas en la forma tradicional. Los grandes ahorros de la preciosa capa superior de suelo provenientes del uso de paraquat y la labranza cero son todos estadísticamente significativos.
Los rindes de los cultivos también se han visto beneficiados.
Lea más …
 
 
Aumenta la materia orgánica del suelo
El uso de paraquat junto con una menor labranza del suelo ayuda a preservar la materia orgánica.