Cultivo de verduras y hortalizas

Enorme diversidad de cultivos de verduras y hortalizasLas verduras y hortalizas son esenciales para una dieta saludable. Definición Las hojas son "finas" en contraposición a las hojas "anchas" de las malas hierbas de hoja ancha. También se las denomina 'monocotiledóneas', es decir que tienen una hoja de semillas en contraposición a las 'dicotiledóneas' que tienen dos hojas de semillas. Referencias y recursos en línea acreditados La Sociedad Internacional de Ciencias de las Malas Hierbas (International Weed Science Society) representa a las asociaciones individuales en todo el mundo. Se citan los detalles de estas asociaciones regionales. En muchos países se recomienda comer por lo menos cinco porciones por día para estar sano.

Si bien el término ‘verduras’ implica que proviene de las partes vegetales de las plantas, como hojas, tallos y raíces, unos pocos frutos, en particular los tomates, también se denominan verduras.  Por lo tanto, la clasificación es culinaria.  Los argumentos sobre si los tomates son frutas o verduras incluso han llegado a los tribunales.  En 1893, la Corte Suprema de los EE.UU. falló que los tomates son verduras a los fines legales, en particular, en relación con los aranceles comerciales vigentes en ese momento.

Las verduras y hortalizas abarcan también la agricultura y la horticultura. Algunas se cultivan a campo como por ejemplo el trigo o el maíz, muchas se cultivan en sofisticados invernaderos de vidrio, pero todas provienen de pequeños productores y jardines domésticos. Las arvejas o guisantes y otras legumbres tienen bacterias asociadas con sus raíces que convierten el nitrógeno del aire en formas que pueden usar las plantas como nutrientes y éstas permanecen en el suelo para fertilizar a los cultivos siguientes. Un cultivo vegetal de corte, como las arvejas o guisantes o las papas o patatas, evita la acumulación de plagas y enfermedades en las rotaciones de cereales y proporciona una oportunidad para controlar las malas hierbas mediante técnicas alternativas.

El paraquat tiene una función importante en el cultivo de verduras y hortalizas porque sus exclusivas características se adaptan particularmente a los desafíos presentados al controlar las malas hierbas en estos diversos cultivos. Los beneficios del uso de paraquat no solo están directamente relacionados con sus propiedades químicas y biológicas, sino también con técnicas agronómicas asociadas como las técnicas de labranza mínima y el control de malas hierbas entre surcos.

El paraquat es una herramienta esencial para los productores de verduras y hortalizas

El paraquat es una herramienta extremadamente versátil en la batalla del productor de verduras y hortalizas contra las malas hierbas. Como se desactiva al contacto con el suelo, se puede pulverizar para quemar las malas hierbas inmediatamente antes de sembrar las semillas o transplantar sin arriesgarse a dañar ese cultivo o los cultivos siguientes en la rotación.

No hay problemas de lixiviación, persistencia o captación por las raíces para restringir su uso, a diferencia de muchos otros herbicidas que tienen propiedades ‘residuales’.

Puede leer más sobre las exclusivas propiedades del paraquat en el suelo aquí.

Si bien el paraquat es un herbicida no selectivoDefinición Producto químico utilizado para la eliminación de todos los tipos de malas hierbas (gramíneas anuales y perennes y malas hierbas de hoja ancha) Referencias y recursos en línea acreditados http://www.weeds.iastate.edu/ Valiosa fuente de información contemporánea sobre herbicidas y malas hierbas de Iowa State University., de amplio espectro, si pequeñas cantidades aterrizan en las hojas se produce muy poco daño o ningún daño al cultivo porque el paraquat no se mueve a través de las plantas sistémicamente como el glifosato. Por lo tanto, el paraquat se puede usar para el control de las malas hierbas entre surcos para eliminar las malas hierbas que crecen entre los surcos del cultivo.

A diferencia del glifosato, el paraquat es de muy rápida acción y resistente a la lluvia. Las malas hierbas pulverizadas con paraquat por la mañana con frecuencia mostrarán síntomas (amarronamiento) por la tarde, haciendo que resulte fácil para los operadores de pulverizadores ver qué áreas ya han sido pulverizadas. Esto se mantiene aún si llueve a los 15-30 minutos de pulverizar, haciendo que sea posible pulverizar por más tiempo antes de cuando se espera la lluvia.

Aquí puede ver un video que muestra la insuperable velocidad de acción del paraquat.

En los últimos años, el uso intensivo de glifosato ha ocasionado nuevos problemas de malas hierbas ya que especies no tan bien controladas se han ‘invertido’ para convertirse en más dominantes y algunas especies han evolucionado biotipos que son resistentesDefinición Es la capacidad heredada de una planta / mala hierba para sobrevivir a una dosis de un herbicida que normalmente resulta letal para esa especie. Referencias y recursos en línea acreditados http://www.weedscience.org/in.asp La Encuesta Internacional sobre Malas Hierbas Resistentes a los Herbicidas monitorea la evolución de las especies resistentes y evalúa su impacto. Se citan todas las instancias confirmadas de nuevos casos. al glifosato. El uso de paraquat como herbicida no selectivo alternativo, con un modo de acción diferente, en los sistemas integrados de manejo de malas hierbas está ayudando a evitar problemas de inversiones y resistencia de las malas hierbas.

Aquí se aborda la importancia del paraquat en la lucha contra la resistencia de las malas hierbas al glifosato y en mantener las opciones de los agricultores para el uso de sistemas de labranza de conservación.

El paraquat tiene un perfil ambiental muy robusto. No lixivia y se degrada en el suelo. Puede encontrar más detalles sobre la seguridad del paraquat para el medio ambiente, los operadores de pulverizadores y consumidores visitando otras secciones del Centro de Información del Paraquat o remitiéndose a la Ficha Técnica del Paraquat.

Puede leer más sobre los beneficios del uso de paraquat aquí.

Principales verduras y hortalizas cultivadas en todo el mundo

En el año 2005, de acuerdo con la FAO, se cultivaban 66 millones de hectáreas de verduras y hortalizas en el mundo. Esta cifra incluye las papas o patatas (19 millones de ha) pero excluye casi 5 millones de ha de sandías y melones que a veces se incluyen entre las verduras y hortalizas.

Las verduras y hortalizas con frecuencia reciben un manejo intensivo y con altos costos de insumos, pero por lo general son muy rentables. En el Reino Unido en el año 2004 el margen bruto promedio para los cultivos de trigo fue de aproximadamente £600/ha, mientras que las papas o patatas promediaron £4000/ha. En los países menos desarrollado, las verduras y hortalizas proporcionan una fuente importante de nutrición y dinero en efectivo por su comercialización en mercados locales. Las verduras y hortalizas tienen también una importancia relativamente mayor en la economía agrícola de algunos países. Si bien se las cultiva en menos del 2% del área cultivada de la mitad de los países de la Unión Europea (excepto las papas o patatas), las verduras y hortalizas representan el 8%, 10% y 11% del área cultivada en Italia, Bélgica y Holanda respectivamente.

Las verduras y hortalizas frescas, congeladas o enlatadas están mucho más cerca de los consumidores que los cultivos en amplias extensiones de tierras arables y los procesadores y minoristas internacionales de alimentos ahora determinan muchos de los métodos usados en su producción. Además, demandan la provisión cuidadosamente planificada de suministros de acuerdo con rigurosas normas de calidad y uniformidad, si bien en mercados a veces volátiles.

Tabla 1. Tabla de verduras y hortalizas de la liga mundial: millones de hectáreas cosechadas en 2005 (FAO).

División premium
(>5 m ha)
Primera División
(2-5 m ha)
Segunda División
(1.1-2 m ha)
Tercera División
(0.1-1.1 m ha)
Patatas o papas 19.2 Tomates 4.8 Arvejas o guisantes 2.2 Maíz Dulce 1.1
    Cebollas 4.4 Berenjenas 1.8 Lechuga 1.1
    Repollos o Coles 2.4 Calabazas 1.8 Quimbombó 1.0
    Pepinos 2.1 Espárragos 1.5 Espinaca 0.9
        Chauchas, ejotes o habichuelas (Phaseolus vulgaris) 1.5 Pimientos 0.5
        Ajo 1.4 Cebollas de verdeo 0.2
        Zanahorias 1.4  Alcauciles o alcachofas 0.1
        Coliflores 1.2    
        Lechuga 1.2    

 

Asia: Contribución regional a la superficie mundial - 47, millones de hectáreas (izquierda), la distribución de los principales cultivos de la región (derecha)

 

 

 

 

 

 

 

Europa: contribución regional a la superficie mundial - 9,9 millones de hectáreas (izquierda), la distribución de los principales cultivos de la región (derecha)

 

 

 

 

 

 

 

 

África: la contribución regional a la superficie mundial - 8.4 millones de hectáreas (izquierda), la distribución de los principales cultivos de la región (derecha)

 

 

 

 

 

 

 

América Latina: Contribución regional a la superficie mundial - 2,9 millones de hectáreas (izquierda), la distribución de los principales cultivos de la región (derecha)

 

 

 

 

 

 

 

América del Norte: la contribución regional a la superficie mundial - 1,6 millones de hectáreas (izquierda), la distribución de los principales cultivos de la región (derecha)

 

 

 

 

 

 

 

 

Las verduras y hortalizas son buenas para la salud

Los programas ‘5 al día’ promueven la inclusión de verduras y hortalizas en las dietas saludables. Las verduras y hortalizas tienen bajo contenido de calorías y grasas y alto contenido de agua, por lo tanto cumplen una función importante en el manejo del peso corporal y el control del apetito. Esto contribuye a una reducción en el riesgo de desarrollar diabetes por obesidad. Se sabe que las dietas con alto contenido de verduras y hortalizas reducen el riesgo de sufrir diversos tipos de cáncer, infartos y cardiopatías. También están asociados con presión arterial más baja, menor incidencia de cataratas y menor riesgo de diverticulosis, enfermedad pulmonar y osteoporosis.

Las verduras y hortalizas proporcionan vitaminas y otros fitoquímicos como los antioxidantes esenciales para la salud. Las vitaminas son necesarias en pequeñas cantidades pero solo las pueden elaborar las plantas y resultan vitales para los animales para el funcionamiento, el mantenimiento y la protección de sus organismos. Estos químicos de las plantas contribuyen a la salud al eliminar toxinas y estimular el sistema inmunitario, garantizando un equilibrio positivo de hormonas y efectos anti-bacterianos y anti-virales. Las verduras y hortalizas además proporcionan minerales y fibras.

Tabla 2. Valor de las verduras y hortalizas para la nutrición y la salud.

  Calorías Fibra Buena fuente de:

Gramos por porción Vitaminas Minerales Fitoquímicos
Patatas o papas 109 3 B3, B6, C Magnesio, Hierro, Potasio  
Tomates   21 1 A, C, E   Licopeno
Repollos o Coles   24 2 C, B9    
Cebollas   38 3 C, B9    
Pepinos   13 1 C    
Berenjenas   26 2 B9    
Pimientos*   27 2 A, C, B6, B9   Beta caroteno
Calabazas   26 1   Magnesio  
Espárragos   22 2 A, C, B6, B9, E   Beta caroteno, Luteína, Zeaxantin
Arvejas o guisantes   81 2 A, C, B1, B6, B9 Magnesio, Hierro, Fósforo  
Ajo     5 0 C, B1, B6 Calcio, Hierro, Fósforo  
Zanahorias   43 2 A, C Magnesio, Fósforo Beta caroteno
Maíz Dulce   80 3 C, B1, B9    
Lechuga   16 2 A, C, B9   Beta caroteno

 

NB: Vitamina A = retinol, B1 = tiamina, B3 = niacina, B6 = piroxidina, B9 = ácido fólico, C = ácido ascórbico, E = tocoferol.

* Los pimientos rojos son fuentes más ricas de vitaminas que los verdes.

La forma de preparación de verduras y hortalizas en la cocina es importante en la determinación de sus propiedades para la nutrición y la salud.  Por ejemplo, hervir la espinaca sólo 4 minutos, en lugar de cocerla al vapor, reduce a la mitad el contenido de vitamina B9 (ácido fólico) importante para el crecimiento.  Por otro lado, procesar los tomates para preparar salsas, etc,, hace que el licopeno, un potente antioxidante (que hace que los tomates sean rojos), esté más disponible para el organismo.

Desafíos para la sustentabilidad en el cultivo de verduras y hortalizas

Los productores de verduras y hortalizas enfrentan muchos desafíos distintos. Entre estos:

  • Erosión de los suelos livianos
  • Lixiviación de los plaguicidas desde los suelos livianos altamente irrigados
  • Compactación del suelo por la labranza intensiva
  • Necesidad de cosechas tempranas y cultivos múltiples
  • Necesidad de suministrar verduras y hortalizas frescas que cumplan con los estrictos requerimientos de calidad y no presencia de residuos de plaguicidas

En Europa, los sistemas de manejo integradoDefinición Es un sistema de soporte de las decisiones para la protección de los cultivos que se centra en la prevención a largo plazo o supresión de los problemas de plagas con mínimo impacto en la salud de los seres humanos, el medio ambiente y otros organismos que no se desea eliminar. El MIP tiene en cuenta todas las técnicas y tácticas para el control de plagas (culturales, mecánicas, biológicas, químicas) El MIP enfatiza el crecimiento de cultivos sanos para una mejor productividad causando la menor perturbación posible a los agroecosistemas. Referencias y recursos en línea acreditados http://www.ipmcenters.org/ El Sitio Nacional del Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA) para el Sistema de Información de los Centros Regionales de MIP proporciona información sobre los productos básicos, plagas y prácticas para el manejo de plagas, personas y cuestiones de los EE.UU. de cultivos (MIC) han sido introducidos para minimizar el impacto de la producción de verduras y hortalizas en el suelo, el agua, el aire y la biodiversidad. Un informe solicitado por la Comisión Europea describe las mejoras con que se diseñan los sistemas ICM para reducir el impacto ambiental de la producción de cultivos y fomentar sistemas agrícolas sustentables. Estas mejoras comprenden reducciones en la lixiviación de nitratos y plaguicidas, residuos de plaguicidas, erosión del suelo, deriva de pulverizaciones y emisiones de dióxido de carbono; mejorando el equilibrio de nutrientes del suelo y la calidad del aire y protegiendo la flora y la fauna. Hay muchos ejemplos en los que se apunta a las verduras y hortalizas.

En los EE.UU., se ha adoptado masivamente el sistema de Manejo Intensivo de Cultivos (ICM, por su sigla en inglés) en las verduras y hortalizas. Si desea obtener más información, en el sitio web www.ipmcenters.org se incluyen los perfiles agronómicos de muchos cultivos de verduras y hortalizas en todo el país organizados por estado.
El paraquat desempeña una función clave en la búsqueda de una producción sustentable de verduras y hortalizas al controlar las malas hierbas que de lo contrario reducirían seriamente la productividad, en conjunto con otras prácticas agrícolas que protegen el medio ambiente y ayudan a reducir el uso general de plaguicidas.

Erosión del suelo

La erosión del suelo causada por el viento y el agua puede ser un problema común en los suelos generalmente más livianos utilizados para la producción de verduras y hortalizas.  Las verduras y hortalizas tienden a cultivarse en suelos livianos debido a la necesidad de acceso rápido y frecuente a los campos para adaptar los cronogramas de producción; fertilizar y proteger de las malas hierbas, plagas y enfermedades, y cosechar rápidamente.  Muchas frutas y verduras se cultivan en amplias hileras con poca cobertura de cultivos durante varias semanas durante el establecimiento, ariesgando la erosión del suelo.  Las hortalizas de raíz también pueden contribuir a la erosión al retener el suelo y eliminarlo del campo en la cosecha.

El control de las malas hierbas puede exacerbar los problemas de erosión si se usan los herbicidas incorrectos.  El glifosato y los herbicidas residuales son los peores.  El glifosato es sistémico, controla las malas hierbas hasta la raíz, pero el paraquat es un herbicida de contacto que solo quema los brotes de las malas hierbas.  Las raíces quedan intactas y proporcionan un efecto de anclaje en el suelo.  Los herbicidas residuales evitan las nuevas brotaciones de germinación de las semillas de malas hierbas en toda la estación.  Esto deja el suelo desnudo y, por lo tanto, más susceptible a la erosión.  El paraquat no tiene actividad residual, ya que se inactiva inmediatamente al contacto con el suelo.  El manejo de las infestaciones de malas hierbas con paraquat evita que las malas hierbas compitan con el cultivo, y aún así les permite re-establecerse después de unas pocas semanas, anclando el suelo y también proporcionando hábitats para los insectos benéficos y otros predadores de potenciales plagas de los cultivos.

Lixiviación de los plaguicidas

Los suelos livianos también son más susceptibles a lixiviar nitrógeno y agroquímicos.  Estos problemas se exacerban por el uso de riego frecuente que mantiene al suelo húmedo.  Los herbicidas residuales, en particular, con frecuencia tienen tendencia a lixiviar porque deben estar móviles en el suelo para ejercer sus efectos sobre las semillas enterradas.  Sin embargo, el paraquat, se une inmediatamente a las partículas de suelo al entrar en contacto.  Esta unión es extremadamente fuerte por lo tanto no permite ningún movimiento del paraquat en el suelo, independientemente de la lluvia o el riego, de modo que no existe ningún tipo de lixiviación.  Esto se ha confirmado bajo condiciones de laboratorio y en estudios de campo realizados durante los últimos 40 años.

  • En su informe de revisión para el paraquat la CE llegó a la conclusión de que “todos los estudios indican que el paraquat es inmóvil” y que “el paraquat no se usará bajo condiciones en las que se produce la contaminación de la zona saturada” (EC, 2003)
  • En su documento RED, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los EE.UU. declaró que “el dicloruro de paraquat demostró ser muy inmóvil en el suelo” y que “no se espera o considera que el paraquat sea una preocupación en las napas de agua si se siguen los patrones de uso normales del dicloruro de paraquat” (US EPA, 1997)

Una leve cobertura de malas hierbas no competitivas como la que se forma al recuperarse de una pulverización con paraquat también contribuye a eliminar el exceso de nitrógeno en el suelo que de lo contrario podría lixiviar.

Compactación del suelo

La producción altamente mecanizada con labranza intensa y tránsito pesado potencialmente causa problemas de compactación del suelo.  Sin embargo, el uso de paraquat para el control de las malas hierbas permite adoptar sistemas de labranza mínima que no dependen del control de las malas hierbas enterrándolas al arar.  El abandono del arado de reja en los sistemas de labranza reducidaDefinición Labranza de ancho total de una o más franjas de labranza que perturba toda la superficie del suelo y se realiza antes y/o durante la plantación. Queda un 15-30 por ciento de cobertura de residuos después de la plantación. El control de las malas hierbas se logra con productos para la protección de cultivos y/o la labranza de surcos. Referencias y recursos en línea acreditados http://www.reducedtillage.ca/ El programa de Enlaces sobre Labranza Reducida es una asociación con apoyo de los agricultores, la industria, las instituciones educativas, las organizaciones para la vida silvestre y el gobierno. El objetivo es desarrollar un programa de extensión que se centre en mejorar la sustentabilidad ambiental y económica de la agricultura en Alberta, Canadá. o labranza ceroDefinición También conocida como labranza de conservación o labranza cero, es una forma de sembrar cultivos de un año a otro sin perturbar el suelo a través de la labranza, es decir la labranza del suelo que habitualmente se realiza con implementos impulsados por tractores. Referencias y recursos en línea acreditados http://www.no-till.com/ Portal para obtener información en línea sobre la agricultura con labranza cero. (‘sin labranza’) ahorra dinero, tiempo y combustible, mejora la estructura del suelo, reduce la erosión y proporciona refugios para la vida silvestre.  Los sistemas de labranza mínima utilizados para establecer verduras y hortalizas en California (Mitchell et al, 2004) ilustran el tipo de maquinaria y los requerimientos de tecnología para hacer viable la amplia adopción en estos cultivos.  Entre estos se incluye:

  • Equipos para completar varias operaciones en una sola pasada.
  • Arados y sembradoras adecuados para los sistemas de cama que se deben mantener para varios ciclos de cultivo.
  • Maquinaria capaz de incorporar en forma efectiva cultivos de coberturaDefinición Los cultivos de cobertura son plantas que se plantan principalmente para no ser cosechadas para la alimentación sino que sirven para el control de la erosión del suelo, el control de las malas hierbas y el mejoramiento de la calidad del suelo. Por lo general se ara o labra la tierra que está abajo antes de plantar el próximo cultivo alimenticio, en cuyos casos el "cultivo de cobertura" se utiliza como una enmienda del suelo y es sinónimo de "cultivo para abono verde." Referencias y recursos en línea acreditados http://attra.ncat.org/attra-pub/covercrop.html ATTRA es el Centro Nacional de los EE.UU. para el Centro de Información sobre la Agricultura Sustentable de Tecnología Apropiada. y residuos de cultivos anteriores.
  • Sistemas de Información Global (GIS) que permiten la alineación de precisión de la labranza y otras operaciones.
     

Multi-cultivos

Las verduras y hortalizas que se comercializan temprano por lo general tienen precios más elevados. Los productores con frecuencia apuntan a las cosechas tempranas lo cual significa plantar temprano en condiciones climáticas potencialmente menos favorables.  A diferencia del glifosato, el paraquat ofrece un control de malas hierbas confiable cuando se lo pulveriza a bajas temperaturas porque no depende de que las malas hierbas estén en crecimiento activo para exterminarlas.  Además, la performance del paraquat no se ve afectada por la lluvia cuando ocurre al poco tiempo de haber pulverizado.  El paraquat necesita solo 15-30 minutos antes de que llueva para brindar niveles máximos de control de malas hierbas, en comparación con el glifosato que necesita varias horas.

Muchos cultivos de verduras y hortalizas, por ejemplo la lechuga y las brásicas hortícolas, con frecuencia se transplantan al campo, no se siembran de semilla.  Como el paraquat se adhiere en forma inmediata y fuerte al suelo, las raíces de las plantas no lo pueden captar, por lo tanto los transplantes no se dañarán.

La lechuga con frecuencia se cultiva continuamenteEl uso de paraquat es seguro para el control de malas hierbas inter-surco mediante la cuidadosa aplicación con pulverizadores en mochila o pulverizadores montados en el tractor con boquillas pulverizadoras protegidas.  A diferencia de los herbicidas cuyo uso es demasiado peligroso, incluso si pequeñas cantidades de paraquat caen sobre las plantas del cultivo no pueden moverse dentro de la planta para causar daño.

Como muchos cultivos se pueden cultivar en una estación con cronogramas de producción continua, un tiempo de producción rápido entre los cultivos resulta crítico.  El paraquat proporciona un control completo de las malas hierbas en un día o dos incluso con clima frío y en horas en climas cálidos y soleados.  Este es un beneficio muy importante en contraste con la semana y hasta tres semanas que necesita el glifosato para mostrar sus efectos totales.

Residuos de plaguicidas

El paraquat se pulveriza para controlar las malas hierbas antes de plantar los cultivos de verduras y hortalizas o entre los surcos, no sobre todo el cultivo.  Cualquier partícula de paraquat que toque accidentalmente las hojas se adhiere firmemente como ocurre con el suelo y se le hace muy difícil entrar y aún más difícil llegar a los frutos o tubérculos.  Además, la radiación UV del sol degrada el paraquat en las superficies de las hojas y la absorción del suelo evita la entrada a través de las raíces.

Otros beneficios del paraquat en el cultivo de verduras y hortalizas

Se puede usar el paraquat para controlar las malas hierbas en las papas o patatas inmediatamente y hasta la emergencia temprana de los brotes de papa, que rápidamente vuelven a crecer si se queman.  Esto prolonga el período de control temprano de malas hierbas y reduce la necesidad de depender de los herbicidas residuales de pre-emergencia.

ESTUDIO DE UN CASO

Producción de verduras y hortalizas en China

Referencias y recursos

Agronomía y producción de verduras y hortalizas

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (United Nations Food and Agriculture Organisation) FAOSTAT: http://faostat.fao.org/faostat/

Sistemas de manejo integrado de cultivos en la UE (Integrated Crop Management Systems in the EU). Un informe de Agra CEAS Consulting para la DG sobre Medio Ambiente de la UE (2002).

Sistema de Información Nacional (de los EE.UU.) para los Centros Regionales de MIP: http://www.ipmcenters.org/cropprofiles/ListCropProfiles.cfm?typeorg=crop&USDARegion=National%20Site

Consejo Británico de la Papa: http://www.potato.org.uk

Mitchell, J, Jackson, L, Miyao, G (2004). Minimum tillage vegetable crop production in California. University of California Division of Agriculture and Natural Resources publication No. 8132.

(http://anrcatalog.ucdavis.edu)

Propiedades del suelo

Informe de revisión de la Protección y Salud del Consumidor de la Dirección General de la CE para la sustancia activa paraquat

Ficha técnica R.E.D. de la EPA de los Estados Unidos: Dicloruro de paraquat: http://www.epa.gov/oppsrrd1/REDs/factsheets/0262fact.pdf

Las verduras y hortalizas y la salud

http://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/vegetables-and-fruits/